La lucha por la supervivencia y la procreación es el objetivo principal de cualquier especie. El problema es que los recursos siempre han sido finitos y el suministro de energía es limitado. Esto implica que si se aporta energía hacia unos órganos, tejidos o procesos...