Relación agonista-antagonista de rodilla y cadera en futbolistas menores de 19 años

por | 23 de mayo | Fuerza, Journals | 0 Comentarios

Resumen

El propósito de este estudio fue evaluar la fuerza de los músculos flexores y extensores de la rodilla y abductores y aductores de la cadera en jóvenes futbolistas. Veintitrés jugadores de fútbol menores de 19 años participaron en este estudio (edad: 17,7 ± 0,2 años; altura: 173,0 ± 1,1 cm; masa corporal: 66,1 ± 1,3 kg). La composición corporal se midió mediante una impedancia bioeléctrica (InBody770), y la dinamometría se realizó con un dinamómetro isocinético (Biodex System 3) para flexión y extensión de rodilla, y con un dinamómetro isométrico (Smart Groin Trainer), para aducción y abducción de cadera. Se realizaron comparaciones entre los miembros dominantes (D) frente a los miembros no dominantes (ND) y los aductores frente a los abductores (ADD:ABD) utilizando la prueba de Wilcoxon. Hubo diferencias estadísticamente significativas en los torques pico entre los miembros dominantes y no dominantes en la función de flexión (Z = −4.198, p < 0.01) y en la función de extensión (Z = −4.197, p < 0.01) de la rodilla en acción muscular concéntrica, y la flexión (Z = −4.198, p < 0.01) y en la extensión (Z = −4.198, p < 0.01) de la rodilla en acción muscular excéntrica. No se obtuvieron diferencias estadísticamente significativas en la relación convencional (Z = −0,456, p = 0,648) ni funcional (Z = −0,335, p = 0,738) entre los miembros D y ND. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre aductores y abductores en el momento de la fuerza para valores absolutos (N). Los valores absolutos de referencia y normalizados a los pesos y el ADD:ABD pueden ser utilizados como guía para clasificar a los jugadores en el cribado y comparación en las pruebas de retorno a la práctica deportiva tras una lesión.

Introducción

El fútbol como mayores demandas físicas de los partidos debido a los cortos períodos de recuperación entre partidos y las altas demandas neuromusculares (p. ej., un mayor número de acciones de carrera de alta intensidad, requisitos de aceleración/desaceleración, cambios de dirección y tareas de salto/aterrizaje) [1]. La fuerza muscular es crucial para el rendimiento y la prevención de lesiones. El fútbol tiene una alta tasa y porcentaje de lesiones, donde los tres segmentos del cuerpo/articulaciones más comúnmente lesionados, para los jugadores masculinos, son el tobillo (20 %), el muslo (17 %), la rodilla (15 %) y la cadera/ ingle (6%) [24].

Se han informado diferencias de fuerza entre piernas (asimetrías de fuerza bilaterales) y entre grupos musculares (relación agonista-antagonista) en atletas [5]. Las acciones específicas del fútbol proporcionan el uso excesivo unilateral de las extremidades inferiores en casi todas las habilidades de pases/recepción, patadas y cortes, y los jugadores de fútbol son más efectivos en los ejercicios de entrenamiento de fuerza unilaterales que los atletas que frecuentemente realizan actividades bilaterales. [6, 7]. Además, la asimetría de la fuerza parece deseable para mejorar el rendimiento en las habilidades relacionadas con el fútbol, ​​una vez que se demostró que explica un mejor rendimiento al patear con la extremidad dominante (D) [8]. La literatura previa indicó que el 56% de los jugadores del período de pretemporada corren el riesgo de sufrir desequilibrios en la fuerza muscular de los flexores de la rodilla (KF) o extensores (KE) [9] sobre la función de la rodilla, la práctica de fútbol profesional y la competencia como factores críticos para las asimetrías [7]. Los factores de riesgo asociados al desarrollo de lesiones en la ingle se clasifican en modificables y no modificables [10]. Los factores modificables son la masa corporal, la disminución de la fuerza del músculo aductor, la disminución del rango de abducción de la cadera, el rango de rotación total de la cadera y la relación de fuerza aductor:abductor (ADD:ABD) [1012].

La carga de las lesiones (lesiones musculares/tendinosas en los isquiotibiales y la ingle, esguinces de ligamentos y lesiones articulares en la rodilla y el tobillo) tienen más probabilidades de afectar negativamente el rendimiento del equipo. [13]. La detección es esencial para obtener una evaluación integral del atleta en el nivel de referencia y para identificar los factores de riesgo de lesiones, condiciones de salud y condiciones musculoesqueléticas que requieren seguimiento o intervención. [14]. Por ejemplo, la fuerza de la cadera es un factor de riesgo; debe incluirse en la evaluación de pretemporada o más regularmente durante la temporada ya que algunas personas pierden fuerza dos semanas antes del inicio de la lesión en la ingle [11, 15]. Además, la detección del par máximo de los cuádriceps y los isquiotibiales permite evaluar la asimetría de fuerza entre las extremidades o anteroposterior, que se utiliza para monitorear las asimetrías de fuerza muscular que están fuertemente correlacionadas con un alto riesgo de lesión por distensión de los isquiotibiales. [16]. De hecho, varios estudios han investigado la relación de torsión máxima entre los isquiotibiales y los cuádriceps. [1719] o la asimetría entre las extremidades en el par máximo de los isquiotibiales [46]y también el ADD:ABD [10, 11] y su relación con el riesgo de lesiones en futbolistas. Dado que el fútbol requiere movimientos en diferentes planos descriptivos, tiene sentido evaluar la producción de musculatura y fuerza, considerando más de uno de estos planos para comprender mejor la contribución y el papel de cada grupo muscular al realizar un gesto técnico. Así, el propósito de este estudio fue evaluar la fuerza de los músculos KF y KE y abductores y aductores de cadera en jóvenes futbolistas, b) determinación de las proporciones convencionales y funcionales de los músculos KE y KF y aductores y abductores de cadera; b) determinación de diferencias bilaterales entre el D y el miembro no dominante (ND). Con base en la revisión de la literatura, se plantea la hipótesis de que los jóvenes futbolistas presentan asimetrías de fuerza bilaterales y desequilibrios musculares de los músculos de la articulación de la rodilla influenciados por la experiencia práctica y las diferencias morfológicas.

Métodos

Participantes

Veintitrés futbolistas masculinos Sub-19 (edad: 17,7 ± 0,2 años; altura: 173,0 ± 1,1 cm; masa corporal: 66,1 ± 1,3 kg) participaron en este estudio prospectivo. La potencia del diseño y el tamaño de la muestra se calcularon utilizando el software G-Power (Universidad de Dusseldorf, Dusseldorf, Alemania) con los siguientes parámetros: prueba de rango con signo de Wilcoxon (pares emparejados); pruebas t; a priori. Parámetros de entrada: una cola, tamaño del efecto = 0,5 α err prob = 0,05, potencia = 0,8. Parámetros de salida: no centralidad = 2,6, df = 25,7, tamaño total de la muestra = 23 jugadores, poder real = 0,81. Quince participantes dominaban la pierna derecha y ocho dominaban la pierna izquierda. La edad cronológica se determinó al 0,1 año más cercano restando la fecha de nacimiento de la fecha de la primera medición de prueba. La experiencia de entrenamiento se obtuvo mediante cuestionario y se confirmó en los registros de la Federación Portuguesa. El estudio sigue los estándares éticos de la Medicina Deportiva con muestras humanas [20]. Todos los participantes fueron informados del propósito y contenido del estudio y dieron su consentimiento informado por escrito antes de participar. En el caso de participantes menores de edad, los padres o tutores legales también fueron debidamente informados y firmaron el consentimiento en su nombre. El estudio fue aprobado por el Consejo Científico y el Comité de Ética de la Universidad de Coimbra (CE/FCDEF-UC/00692021) y realizado de acuerdo con la Declaración de Helsinki. Como criterios de inclusión: a) tener más de diez años de experiencia en entrenamiento y competición federada; b) pertenecer a una academia de fútbol estructurada y certificada. Los criterios de exclusión fueron: a) antecedentes de problemas ortopédicos de rodilla, cadera e ingle en los doce meses anteriores al inicio de la investigación (ningún jugador excluido); b) incapacidad para realizar pruebas debido a otras lesiones (dos jugadores excluidos).

Protocolo de estudio

Todas las pruebas se realizaron al final de la pretemporada, durante el mismo período del día (cinco mañanas consecutivas), en condiciones atmosféricas y climáticas similares, en el mismo equipo que el laboratorio integrado de Biocinética, siguiendo el mismo calentamiento. rutina, secuencia de protocolos (cuestionarios, antropometría, composición corporal y pruebas de fuerza (articulaciones de rodilla y cadera), y respeto a los mismos tiempos de descanso, siempre bajo la guía de los mismos observadores.

Antropometría y composición corporal total

La altura se midió con una precisión de 0,1 cm utilizando un estadiómetro Harpenden (modelo 98.603, Holtain Ltd., Crosswell, GB). La masa corporal se obtuvo utilizando una balanza SECA (modelo 770, Hanover, MD, EE. UU.) con reducción de 0,1 kg. Para evitar la influencia de la ingesta de alimentos o el ejercicio en las mediciones de impedancia bioeléctrica, todos los sujetos no ingerían alimentos ni líquidos antes de al menos 12 horas y no tomaban medicación diurética en la semana anterior. Además, la composición corporal (masa grasa [kg and %]) se midió utilizando un analizador de impedancia bioeléctrica segmentaria multifrecuencia válido (InBody770, Biospace, Seúl, Corea). Al evaluar la masa grasa corporal, en 50 atletas masculinos, este instrumento entregó mediciones comparables y el grado de concordancia fue excelente (r2 = 0,955; CV% = 0,15; ICC = 0,960) en comparación con el método de referencia (absorciometría dual de rayos X). ) [21].

Volumen del muslo apendicular

El volumen del muslo (TV), estimado por antropometría, de ambas piernas se determinó a partir de tres circunferencias y dos longitudes parciales, con base en los procedimientos propuestos por Jones…

[Truncado en 10000 caracteres] [Traducido Automáticamente]

Publicación Original
Compartir:

Sigue leyendo:

Comenta:

0 comentarios

Enviar un comentario

Newsletter

Recibe todas las actualizaciones de Ciencias del Ejercicio en tu Email.