¿Quién es más sensible a la insulina?

por | 20 de julio | Entrenamiento, Fisiología, Instagram, Nutrición Deportiva | 0 Comentarios

Difícil respuesta, ya que aunque solo atendamos a composición corporal y tipo de deporte para determinar la resistencia a la insulina, sigue implicando muchos factores. Así que la respuesta esta sujeta a especulación. A priori, los 4 sujetos son sensibles a la insulina. Incluso pueden tener la misma sensibilidad a la insulina.

El sujeto C, mantendrá sensibilidad a la insulina mientras compita. Sabemos que muchos luchadores de Sumo presentan síndrome metabólico (incluida resistencia a la insulina) al poco de dejar la competición. Pese a tener gran masa muscular, presentan un exceso de tejido adiposo y son bastante sedentarios. Además, el esfuerzo para mantener la sensibilidad a la insulina será enorme por parte del organismo y tenderá a ser menor.

Los otros 3 sujetos tienen características que pueden igualar su sensibilidad a la insulina. El tejido muscular y el ejercicio son claves para la sensibilidad a la insulina. Cualquier tipo de ejercicio mejorará la sensibilidad a la insulina, pero aquellos más demandantes energéticamente y/o más dependientes de la glucólisis pueden generar aumentos en los depósitos de almacén de glucógeno muscular, como adaptación propia a dicho tipo de esfuerzo. En este caso, el sujeto A, seguido del D y posteriormente el B serían los sujetos más demandantes en este sentido. Sin embargo, la cantidad de masa muscular, aunque secundario, también puede tener un impacto positivo al ampliar los almacenes de glucógeno muscular. En este caso, el orden de más sensible a menos sería D, C y A.

Un factor importante en la sensibilidad a la insulina muscular, es la capacidad de perfusión capilar del músculo. Un aumento en la angiogénesis mejora la resistencia a la insulina. En este caso, el sujeto A seguramente esté por encima del sujeto B y D.

Por último, los 3 sujetos presentan un bajo porcentaje graso, por lo que este no afectaría a la sensibilidad a la insulina. El sujeto A seguramente presente grasa intramuscular, la cual se asocia con resistencia a insulina en sujetos sedentarios. Sin embargo, este hecho no ocurre en deportistas, debido a que es una adaptación al ejercicio fisiológica y no patológica. Se conoce como “paradoja del atleta”.

Publicación Original
Compartir:

Sigue leyendo:

Comenta:

0 comentarios

Enviar un comentario

Newsletter

Recibe todas las actualizaciones de Ciencias del Ejercicio en tu Email.