Metabolismo energético en protocolos de entrenamiento continuo, de alta intensidad y de intervalos de sprint con intensidad promedio igualada

por | 11 de abril | Entrenamiento, Web


Metabolismo energético en protocolos de entrenamiento continuo, de alta intensidad y de intervalos de sprint con intensidad promedio igualada

El entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIT) y el entrenamiento por intervalos de velocidad (SIT) se han vuelto populares durante la última década. A ambos regímenes de entrenamiento se les ha atribuido una alta eficiencia de tiempo y adaptaciones similares a los regímenes tradicionales de entrenamiento continuo (CT) (Burgomaster 2006 y 2008, Cochran 2014). Se puede encontrar un amplio consenso en la literatura de que CT, SIT y HIT inducen adaptaciones similares, especialmente con respecto a las mejoras en el rendimiento de resistencia (Burgomaster 2006, Guillen 2016). Varios estudios también han encontrado adaptaciones fisiológicas comparables, por ejemplo, reducción de la acumulación de lactato, aumento de la oxidación de lípidos, reducción del uso de carbohidratos, mayor consumo de oxígeno (VO2máx) y mejor función mitocondrial después de intervenciones de entrenamiento interválico (IT) y de entrenamiento CT. Por el contrario, los diferentes protocolos de entrenamiento e intervalos pueden provocar diferentes reacciones metabólicas y fisiológicas agudas, particularmente en lo que respecta al metabolismo energético porque las tasas de agotamiento de carbohidratos (CHO) y lípidos deben verse influenciadas por diferentes regímenes de ejercicio o entrenamiento. Una vez más, los regímenes de ejercicio se caracterizan por la intensidad (absoluta/relativa), la duración total, la duración del intervalo, la relación trabajo-pausa, la masa muscular involucrada y las condiciones ambientales, y estas características tienen un impacto directo en el metabolismo energético. Essen y cols. (1977) fueron los primeros en describir y comparar reacciones agudas al entrenamiento CT y HIT y propusieron que las tasas de metabolismo de lípidos y CHO son comparables entre CT e IT.

Otros autores también han encontrado reacciones similares en las expresiones del coactivador ARNm del receptor gamma 1-alfa activado por el proliferador de peroxisomas (PGC-1a), la activación de la proteína quinasa activada por monofosfato de adenosina y la regulación positiva del metabolismo de CHO y lípidos durante y después de TI y CT (Cochran 2014, Zafeiridis 2016). Sin embargo, existen resultados opuestos encontrados por otros autores. Gosselin y cols. y Wood y cols. (2012 y 2016) afirman que las diferentes relaciones trabajo-pausa entre los protocolos de entrenamiento provocan diferentes adaptaciones fisiológicas, como respuestas en la frecuencia cardíaca (FC), consumo de oxígeno (VO2), y diferentes proporciones del metabolismo de CHO y de lípidos. Debido a que las características del ejercicio tienen un impacto en estos parámetros fisiológicos, los resultados diferenciales en la literatura pueden deberse a los diversos protocolos de estudio. Hasta cierto punto, los estudios antes mencionados comparten regímenes de entrenamiento comparables. Sin embargo, algunos autores igualaron la intensidad media (Cochran 2014, Essen 1977, Zafeiridis 2016) durante IT y CT y otros (Gosselin 2012, Wood 2016) no igualaron la intensidad media y el tiempo de ejercicio entre las diferentes sesiones de entrenamiento. Otro factor que influye en el metabolismo energético es el reclutamiento de los diferentes tipos de fibras musculares. Los tipos de fibra (I, IIa y IIx) poseen diferentes perfiles metabólicos (Coyle 2009). Aunque durante el CT con intensidades moderadas se utilizan principalmente fibras lentas de tipo I, durante el HIT o el SIT, se reclutan adicionalmente fibras rápidas de tipo IIa o IIx para alcanzar la mayor potencia durante las fases de intervalo. El uso de diversos tipos de fibra también podría contribuir a diferentes reacciones relacionadas con el metabolismo de grasas/CHO, VO2, FC y el uso de fosfocreatina (PCr) como fuente de energía recurrente durante las fases de intervalo. Una mayor utilización de PCr podría conducir a niveles más altos de [NH3] después de niveles más altos de AMP libre y su descomposición en IMP y [NH3] en el HIT y en el SIT en comparación con el CT. Julian Eigendorf de la Leibniz University Hannover (Alemania), recientemente llevó a cabo un estudio al respecto con 3 regímenes de ejercicio diferentes (SIT, HIT y CT) con distintos tipos de uso de fibras. Se Igualaron las intensidades medias de las sesiones de entrenamiento SIT, HIT y CT y se realizó un estudio cruzado para obtener más información sobre la siguiente hipótesis:

* A pesar de las diferencias en el uso de fibras a través de diferentes intensidades absolutas durante intervalos individuales, las reacciones fisiológicas no variarán durante las sesiones de ejercicio con las mismas intensidades promedio.

* Debido a las diferencias en la acumulación de AMP, se producirán diferencias en los niveles de sangre venosa de [NH3] entre HIT, SIT y CT.

*No se producirán diferencias significativas en los marcadores de suministro de energía aeróbica o anaeróbica (por ej., concentración de lactato y metabolitos de grasa).

Entonces, para evaluar las reacciones fisiológicas agudas y el metabolismo energético con 3 regímenes de entrenamiento diferentes, 7 sujetos realizaron un entrenamiento interválico de alta intensidad (HIT), un entrenamiento interválico de sprint (SIT) y un entrenamiento continuo (CT) en un diseño cruzado. Todas las sesiones de entrenamiento fueron emparejadas por la intensidad media relativa (50% Pmáx). Las proporciones de trabajo/pausa se eligieron como 6/ 24 segundos (SIT) y 30/30 segundos (HIT) para los protocolos de intervalo.

No se encontraron diferencias significativas (nivel de significación p ≤0.05) para el consumo de oxígeno (VO2), la tasa de intercambio respiratorio (RER), la curva de RER (RERslope) y la frecuencia cardíaca entre los diferentes regímenes de entrenamiento. Las concentraciones de lactato ([Lac]) en CT fueron significativamente menores (p -1, SIT = 0.22 mmolL-1 y HIT = 0.22 mmolL-1). Los niveles de amonio (NH3, p >0.05) no mostraron diferencias significativas entre los 3 protocolos de entrenamiento durante la fase de ejercicio.

Las reacciones fisiológicas comparables de [FFA], [GLY] y RER muestran que la activación del metabolismo de las grasas no es diferente entre los regímenes de entrenamiento con diferentes proporciones de trabajo/pausa. Además, la intensidad media y el tiempo de ejercicio influyen en la activación del metabolismo de las grasas. Los aumentos en [NH3] sugieren fuentes similares entre los 3 protocolos de entrenamiento y la necesidad de más investigación sobre la desaminación de los aminoácidos. La mejor comprensión de las reacciones agudas y el cambio del metabolismo energético durante las sesiones de entrenamiento ayudará a los atletas a planificar y ejecutar sus sesiones de entrenamiento de manera más eficiente y precisa en el contexto de la periodización.

Aplicaciones prácticas

Para muchas disciplinas, el conflicto entre entrenar y mejorar el metabolismo de las grasas para beneficiarse del ahorro de carbohidratos durante la competencia y mejorar la velocidad residual, así como la capacidad de variar el ritmo durante las carreras marcan un problema central durante las fases de entrenamiento. La mejor comprensión de las reacciones agudas y el cambio del metabolismo energético durante las sesiones de entrenamiento tiene un impacto directo en la realización de ejercicios de resistencia para muchos atletas. Como se muestra arriba, el entrenamiento con CT, SIT y HIT da como resultado una activación comparable del metabolismo de las grasas. La combinación de los efectos de sesiones de entrenamiento de intensidad moderada y alta durante ejercicios de ritmo más rápido ayudará a los atletas a mejorar la eficacia y la efectividad del tiempo. Además, el régimen de entrenamiento SIT y HIT puede proporcionar un componente de coordinación adicional del ejercicio para los atletas de deportes de equipo (Buchheit 2010).



Publicación original.

Compartir:

Sigue leyendo:

Comenta:

0 comentarios

Newsletter

Recibe todas las actualizaciones de Ciencias del Ejercicio en tu Email.