Efectos de la ingesta de gel energético sobre glucosa en sangre, lactato y medidas de rendimiento durante el ciclismo prolongado

por | 11 de abril | Entrenamiento


Efectos de la ingesta de gel energético sobre glucosa en sangre, lactato y medidas de rendimiento durante el ciclismo prolongado

Los atletas de resistencia han participado durante mucho tiempo en la suplementación con carbohidratos (CHO) durante el ejercicio para mejorar el rendimiento. Los primeros estudios sobre la suplementación con carbohidratos durante el ejercicio demostraron mantener las concentraciones de glucosa en sangre y aumentar el rendimiento de carrera durante el maratón de Boston de 1924 (Rodriguez 2009). Recientemente, el mercado de suplementos de CHO se ha diversificado de bebidas predominantemente a geles energéticos altamente concentrados. Los geles energéticos son paquetes concentrados de carbohidratos que fueron desarrollados para ser ingeridos con agua. Los atletas consideran que los geles son un medio conveniente para transportar energía durante la locomoción. Aunque existe mucha investigación para respaldar la ingesta de bebidas con CHO (Jeukendrup 2008, Pochmuller 2016), existe poca que analice los efectos de los geles energéticos y con qué frecuencia deben ingerirse.

Los estudios limitados de los resultados de rendimiento resultantes de la ingesta de suplementos de carbohidratos a base de gel han sido variados (Cermak 2013, Jeukendrup 2004, Lugo 1993, Murdoch 1993, Pfiffer 2010). Se han demostrado mejoras en el rendimiento durante una prueba de resistencia de 3 horas realizada al 70% del VO2máx después del consumo de bananas en puré o sólidas frente a la ingesta de un placebo endulzado artificialmente (Murdoch 1993). En una sesión de ciclismo de 2 horas al 70% del VO2máx, no hubo diferencias en los resultados metabólicos o de rendimiento después de ingerir una barra deportiva, una solución de CHO al 7% o ambos, siempre que el consumo de líquido fuera igual durante las pruebas (Murdoch 1993). Según varias revisiones, la forma (sólida, líquida o en gel) de la ingesta de CHO utilizada durante el ejercicio no pareció afectar el potencial ergogénico (Cermak 2013, Jeukendrup 2004). Además, las tasas de metabolismo de un líquido y un gel de CHO fueron similares cuando los ciclistas realizaron 3 horas de ciclismo al 59% del VO2máx (Pfeiffer 2010).

Independientemente de la forma de los CHO, varios estudios indican que la ingesta de CHO puede necesitar ser de 60 a 90 g de CHO/hora para obtener los mayores efectos en el rendimiento durante el ejercicio de resistencia prolongado (Jeukendrup 2004, 2005 y 2006, Stellingwerff 2014, Tarnopolsky 2005). Por el contrario, algunos fabricantes actuales de geles energéticos populares sugieren una ingesta mucho más baja de CHO, lo que sugiere un plan que da como resultado una tasa de ingesta de aproximadamente 35 a 50 g de CHO/hora. Esta recomendación está en línea con las pautas actuales del Colegio Americano de Medicina Deportiva de 30 a 60 g de CHO/hora para ejercicios de más de 1 hora (Rodriguez 2009, Sawka 2007). A pesar de la participación masiva en eventos competitivos de resistencia, se sabe poco sobre los efectos de la ingesta de CHO durante esfuerzos tan prolongados. Recientemente, un estudio de del Dr. Karl F. Kozlowski de la State University of New York (EEUU) utilizó un modelo de prueba que fue diseñado para evaluar los efectos de la ingesta realista de CHO durante la participación o el entrenamiento para tal evento de larga duración.

Dada la popularidad del consumo de gel energético entre los atletas de resistencia (Havemann 2008), este estudio tuvo un propósito con 3 variables de resultado. El propósito de ese estudio fue determinar el efecto de los programas de ingesta de gel energético con carbohidratos (por ej., recomendaciones del fabricante vs un programa de ingesta más frecuente) durante 2 horas de ejercicio de ciclismo en estado estable sobre (a) glucosa en sangre, (b) lactato en sangre, y (c) la realización de una prueba de rendimiento contrarreloj (TT) posterior de 15 minutos.

Por lo tanto, 10 ciclistas entrenados (5 hombres y 5 mujeres, edad media = 28.4±3.66 años; masa corporal = 68.9±10.63 kg; y VO2máx = 54.57±9.45 mlO2kg-1min-1) realizaron 3 pruebas de ejercicio en un orden aleatorio. Se ingirió un gel 15 minutos antes del ejercicio durante todas las pruebas. Las 3 pruebas experimentales incluyeron la ingesta de gel cada 30 minutos (T1), cada 45 minutos (T2) durante el ejercicio y no ingerir gel durante el ejercicio (T3). Los sujetos pedalearon al 70% del VO2máx durante 2 horas, seguido de una prueba contrarreloj de 15 minutos. El nivel de glucosa en sangre a los 60 minutos de ejercicio fue mayor durante T1 (125.5±30.96 mgdl-1) y T2 (127.6±14.82 mgdl-1) en comparación con T3 (102.8±15.85 mgdl-1). La distancia de la prueba contrarreloj fue significativamente mayor para T1 (7.56±0.77 km) y T2 (7.16±0.92 km) que para T3 (6.69±0.74 km) (p = 0.003) con tamaños de efecto de moderados a fuertes entre las pruebas. No hubo diferencias en las concentraciones de lactato en sangre entre los ensayos.

La ingesta de geles energéticos durante el ciclismo prolongado eleva los niveles de glucosa en sangre y mejora el rendimiento posterior, mientras que una ingesta más frecuente provoca beneficios de rendimiento adicionales.

Aplicaciones prácticas

Los profesionales de la fuerza, los especialistas en acondicionamiento físico y los entrenadores esperan que los atletas logren y mantengan las intensidades apropiadas en una sesión durante el entrenamiento y la competencia, independientemente de la duración de la sesión. Particularmente en un evento competitivo, el esfuerzo durante los últimos 15 minutos puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso de un atleta. A partir de este estudio, el atleta puede comprender mejor cómo las necesidades nutricionales afectan el rendimiento durante los esfuerzos de ejercicio prolongados. Este estudio mostró que para garantizar un rendimiento óptimo al final de un entrenamiento prolongado o una sesión competitiva (>2 horas), puede ser beneficioso para el atleta ingerir un gel energético con frecuencia cada 30 a 45 minutos durante la actividad física. El programa de ingesta sugerido por el fabricante puede ser suficiente para ejercicios de menos de 2 horas de duración, pero una ingesta más frecuente puede ayudar en los eventos de ejercicio que duran más de 2 horas. Para mantener los niveles de glucosa en sangre y optimizar el rendimiento, puede ser más beneficioso ingerir paquetes de gel energético con más frecuencia que las recomendaciones actuales del fabricante. El mantenimiento de los niveles de glucosa en sangre demostrado por este programa de consumo puede ayudar a preservar el glucógeno muscular y, por lo tanto, mejorar el rendimiento del atleta durante las etapas finales de la competencia o el entrenamiento.



Source link

Compartir:

Sigue leyendo:

Comenta:

0 comentarios

Newsletter

Recibe todas las actualizaciones de Ciencias del Ejercicio en tu Email.