La fatiga mental daña el rendimiento de resistencia: Una explicación fisiológica

Por Ricardo L Scarfó el 15 Noviembre, 2018.

La fatiga mental daña el rendimiento de resistencia: Una explicación fisiológica

La fatiga mental refleja un cambio en el estado psicobiológico, causado por períodos prolongados de exigencia de actividad cognitiva. Se ha documentado bien que la fatiga mental daña el rendimiento cognitivo; sin embargo, más recientemente, se ha demostrado que el rendimiento de resistencia también es empeorado por la fatiga mental. El mecanismo detrás del efecto perjudicial de la fatiga mental sobre el rendimiento de resistencia es pobremente conocido. Variables tradicionalmente creídas en limitar el rendimiento de resistencia, como la frecuencia cardíaca, la acumulación de lactato y la función neuromuscular, son desafectados por la fatiga mental.



Más bien, se ha indicado que el impacto negativo de la fatiga mental sobre el rendimiento de resistencia es llevada a cabo principalmente por una percepción mayor del esfuerzo experimentada por los participantes mentalmente fatigados. Pageaux (2014) primero propuso que el rendimiento prolongado de una tarea cognitiva exigente aumenta la acumulación de la adenosina cerebral y que esta acumulación puede llevar a la percepción superior de esfuerzo experimentada durante el rendimiento de resistencia subsecuente.

Esta revisión teórica de Kristy Martin de la University of Canberra (Australia) pone en evidencia para apoyar y extender esta hipótesis. Se propone que con una actividad cognitiva exigente, la adenosina cerebral extracelular se acumula dentro de las regiones activas del cerebro. También, aún más, se propone que la adenosina actúa de dos maneras: aumentando la percepción del esfuerzo durante taras de esfuerzos subsecuentes, y dañando la motivación, o la buena gana para ejercer el esfuerzo, probablemente a través de una interacción con la dopamina en la corteza cingulada anterior. Durante un test de resistencia, tanto la percepción del esfuerzo como la motivación pueden influenciar el rendimiento. Por tanto, se entiende que cualquier manipulación por la cual, la acumulación de adenosina durante el esfuerzo mental sea reducido, minimizaría el impacto de la fatiga mental sobre el rendimiento de resistencia subsecuente a través de estos mecanismos. Mientras se enfoca en el rol de la adenosina, la dopamina y glucosa/glucógeno sobre el impacto de la fatiga mental en el rendimiento de resistencia, es probable que otras fuentes de combustible, neurotransmisores y mecanismos periféricos también contribuyan.