Efectos de la variación del juego reducido sobre cambios en la fuerza de los isquiotibiales

Por Ricardo L Scarfó el 10 Abril, 2019.

Efectos de la variación del juego reducido sobre cambios en la fuerza de los isquiotibiales

Los juegos reducidos normalmente son usados por los entrenadores de fútbol para acondicionar a sus jugadores. Esta forma de ejercicio puede producir fatiga, potencialmente exponiendo al músculo a un riesgo de lesión. Recientemente, Glenn Madison, de la St Mary’s University (Reino Unido), llevó a cabo un estudio cuyo propósito fue determinar los efectos de variaciones de los juegos reducidos sobre el torque de los isquiotibiales en jugadores de fútbol semiprofesionales. En un diseño compensado y cruzado, 10 jugadores de fútbol semiprofesionales varones tomaron parte en un área relativa pequeña (3 vs 3; 300 m2) y en un área relativa grande (4 vs 4; 1000 m2) de juegos reducidos.



Los partidos comprendieron turnos de 6 x 4 minutos, con 90 segundos de recuperación. Las respuestas de movimiento y de frecuencia cardíaca fueron monitoreadas por sistemas de navegación satelital (GPS) y el torque isométrico de los isquiotibiales fue medido en pre-entrenamiento y post-entrenamiento usando un dispositivo NordBord.



El número de aceleraciones se relacionó (r = 0.46, p = 0.039) al reducido torque pico de isquiotibiales a 90°. En conclusión, los juegos reducidos de área relativamente más grandes produjeron cargas internas y externas máximas, provocando decrementos en la fuerza de los isquiotibiales. El número de aceleraciones realizado en la sesión aumenta la probabilidad de fatiga de los isquiotibiales y puede ser controlada con el área de campo relativo. Hubo diferencias (p <0.05) entre los juegos de áreas relativa pequeña y grande para la disminución pico de la fuerza de isquiotibiales (5.78N y 213.62N, respectivamente) y disminución promedio de la fuerza de isquiotibiales en 90° (11.11N y 24.78N, respectivamente).



APLICACIONES PRÁCTICAS

Los juegos reducidos de áreas relativas más grandes provocaron cargas internas y externas máximas, produciendo decrementos mayores en la fuerza de los isquiotibiales. El número de aceleraciones realizado en la sesión también aumentó la probabilidad de fatiga de los isquiotibiales y puede controlarse con el área relativa del campo de juego. Estos resultados les permiten a los entrenadores planear sesiones de entrenamiento y aplicar los juegos reducidos más eficazmente, con un mayor conocimiento del efecto de área del campo de juego. Debido a los riesgos potenciales propuestos reduciendo la producción de fuerza de los isquiotibiales, usando juegos reducidos más grandes durante un tiempo empleado de la temporada, cuando la producción de fuerza de los isquiotibiales es importante monitorear, podría aumentar el riesgo de lesión. Los resultados indican que los juegos reducidos más grandes podrían ajustarse mejor lejos de los días de partido, debido a una fatiga mayor inducida o, alternativamente, para condicionar a los isquiotibiales cuando el mayor estrés de entrenamiento es requerido para la adaptación.