Comparación entre el entrenamiento de la fuerza tradicional y entrenamiento por contrastes en jugadores de fútbol

Por Ricardo L Scarfó el 29 Mayo, 2019.

Comparación entre el entrenamiento de la fuerza tradicional y entrenamiento por contrastes en jugadores de fútbol

Muchos métodos han sido estudiados para este grupo específico, incluyendo el entrenamiento de la fuerza tradicional (TST) y el entrenamiento por contrastes (CCT), que ha ganado popularidad en recientes años debido a su eficiencia. El método del CCT, involucra ejercicios de alta carga alternando con ejercicios de alta velocidad ya sea en pares (entrenamiento complejo) o dentro del mismo entrenamiento (entrenamiento por contraste).
El CCT es en base a la potenciación post-activación (PAP) que es definida como el aumento en el rendimiento luego de contracciones musculares de alta intensidad.



Juliano Spineti, de la Universidad de Trás-os-Montes e Alto Douro (Portugal), junto a otros colegas brasileros, llevó a cabo a principios de este año, un estudio cuyo propósito fue comparar los efectos del TST y CCT sobre el sprint, cambio de dirección (COD), y rendimiento del salto desde sentadilla (SJ) en jugadores jóvenes de fútbol masculino durante una temporada competitiva. La hipótesis es que el CCT produciría mayores mejoras en el sprint, cambio de dirección, y rendimiento del salto debido a velocidades angulares superiores logradas durante las acciones concéntricas de cada repetición en este programa de entrenamiento.



Veintidós jugadores de fútbol (edad: 18.4±0.4 años, masa corporal: 70.2±9.1 kg, altura: 179.9±7.5 cm), se asignaron al azar a uno de dos grupos: TST (n =12) y CCT (n =10). El estudio usó un diseño experimental aleatorizado durante un período de 8 semanas. Los participantes asignados al grupo del CCT realizaron ejercicios de gran potencia apareados con ejercicios de alta velocidad. Los participantes asignados al grupo del TST realizaron ejercicios de fuerza en una forma seriada. Durante el período del estudio, se aplicaron tests de sprint para 5, 10, 20 y 30 m, de COD y de SJ. Un ANOVA de 2 vías fue aplicado y el nivel alfa fue de p<0.05.



Los resultados demostraron que el régimen de CCT produjo diferencias significativas de dentro de grupo en el tiempo del sprint de 5 m (1.032 seg a 0.997 seg, pre- y post-intervención, respectivamente, tamaño de efecto (ES) = -0.5, medio; p=0.04), COD (5.963 seg a 5.639 seg, pre- y post-intervención, respectivamente, ES -2.7, grande; p <0.001) y SJ (30.9 cm a 34.4 cm, pre- y post-intervención, respectivamente, ES =0.8, grande; p <0.001). Al contrario, el TST no produjo diferencias significativas de dentro de grupo para cualquiera de las variables dependientes. Ninguna diferencia se encontró entre los grupos en el punto de tiempo de post-test.


En conclusión, el protocolo del CCT usado en este estudio fue realizado tres veces por semana durante 8 semanas durante la temporada de fútbol. Las velocidades a la que la potencia balística y/o ejercicios de levantamiento olímpico fueron realizados en este programa, seguido por ejercicios pliométricos y/o tareas de sprint, mejoraron los resultados del sprint de 5 m, del cambio de dirección y del salto desde sentadilla. El programa de TST consistió en un formato de serie/repetición con intensidad moderada y número de repeticiones usando una velocidad angular de baja a moderada que no fue tan eficaz en mejorar el sprint, el cambio de dirección y el rendimiento del salto vertical. En conclusión, el CCT puede ser una estrategia importante cuando el propósito del programa de entrenamiento es la mejora del 5 m sprint, el cambio de dirección y la potencia, específicamente en jugadores de fútbol varones en temporada competitiva.