Estimación de la frecuencia cardíaca máxima en el fútbol recreativo: un estudio de campo

Por Prof. Ricardo L Scarfó

Las organizaciones de la medicina del deporte han provisto pautas para promover el fitness aeróbico en personas sanas inactivas usando la FC como un porcentaje de la frecuencia cardíaca máxima individual (FCmáx) durante el entrenamiento de la resistencia (Garber y cols. 2011). El fútbol recreativo, en forma de partidos pequeño (juegos reducidos), se ha demostrado que induce una gama amplia de beneficiosrelacionados con la salud, incluyendo mejoras prácticamente pertinentes en el fitness aeróbico (Milanovic y cols. 2019; Krustrup y cols. 2018; Krustrup y Krustrup 2018). En realidad, jugar al fútbol recreativo dos veces por semana durante 12 semanas, produjo 8–13% de mejoras en el VO2máx o 3.51 mlkg-1min-1 en hombres desentrenados sanos (Milanovic y cols. 2015). Se considera que esta magnitud de mejora en el VO2máx relativo es de relevancia en la higiene pública, puesto que los incrementos de un equivalente metabólico (MET) fueron reportados de estar asociados con un 15% de disminución en la mortalidad cardiovascular y un 21% de reducción en la mortalidad de todas las causas (Nes y cols. 2014).

Como actividad de resistencia, el fútbol recreativo es intermitente en su naturaleza y casualmente involucra turnos de actividades de alta intensidad entremezclados con ejercicio de moderado a bajo esfuerzo (Milanovic y cols. 2015). La variabilidad en la carga interna asociada con la práctica de los juegos reducidos, puede afectar el resultado del entrenamiento, indicando que un monitoreo preciso del entrenamiento es necesario para asegurar un logro del objetivo principal del entrenamiento (es decir, la mejora del fitness aeróbico) (Randers y cols. 2010, 2014). En realidad, se juegan partidos del fútbol recreativos reducidos al 75–85% de la FCmáx, con un 10–20% del tiempo de juego empleado a intensidades por sobre 90% de FCmáx individual (Milanovicy cols. 2015). Estudios de investigación que involucran jugadores de fútbol competitivos han demostrado que el tiempo empleado pr arriba del 90% de la FCmáx era asociado con mejoras en el fitness aeróbico (Castagna y cols. 2011, 2013). Adicionalmente, en intervenciones de fútbol recreativo, intensidades del ejercicio = 90% de la FCmáx fueron sugeridas de ser la causa de las mejoras observadas en el VO2máx y en el rendimiento aeróbico (Milanovic y cols. 2015; Krustrup y cols. 2009). Es más, después de 12 semanas de una intervención de hándbol recreativo, los cambios en el VO2máx ampliamente se correlacionaron con el tiempo empleado a una FC >90% FCmáx (Póvoas y cols. 2018).

Las mejoras potenciales en el fitness aeróbico y en el rendimiento, y la variabilidad reportada de la intensidad de los partidos reducidos de fútbol recreativo, exigen una evaluación precisa de la FCmáx. Esto con el objetivo de monitorear la participación individual del jugador durante los partidos recreativos para asegurar que se cumplan las mejoras fisiológicas específicas. La naturaleza intermitente de alta intensidadde los juegos reducidos y las FCmáx observadas, puede hacer pensar en el interés de monitorear perfiles de FC del partido como una forma viable y de bajo impacto de evaluar la FCmáx individual (Milanovic y cols. 2015). La valoración precisa de la FCmáx involucra, por definición, realizar tests hasta el agotamiento para poder lograr la FC máxima individual (Tanaka y cols. 2001). Sin embargo, los problemas motivacionales y de salud ponen en duda el uso de pruebas máximas en poblaciones de sujetos inactivos que se inscriben en programas de entrenamiento con el objetivo de mejorar la aptitud aeróbica (Tanaka y cols. 2001; Nes y cols. 2013). Con el objetivo original de evitar las limitaciones involucrada al usar los tests máximos hasta el agotamiento, se propusieron ecuaciones de predicción para determinar la FCmáx (Fox y cols. 1971; Gellish y cols. 2007; Inbar y cols. 1994; Nes y cols. 2013;Robergs y Landwehr 2002; Tanaka y cols. 2001; Warburton y cols. 2006). El rasgo común de las ecuaciones de predicción es su referencia a la edad cronológica del sujeto, y el error de estimación asociado que ha sido reportado de estar en el rango de 10–11 latidosmin-1 (Nes y cols. 2013). Es más, las ecuaciones disponibles fueron reportadas de infravalorar a la FCmáx individual en los sujetos sanos mayores de 30 años de edad (Nes y cols. 2013). Además, refiriéndose a la población en general, no se proporcionó información sobre la validez predictiva de estas ecuaciones cuando se trata de individuos que están o han sido expuestos a intervenciones de entrenamiento. (Nes y cols. 2013; Robergs y Landwehr 2002; Tanaka y cols. 2001). Zavorsky (2000) proporcionó evidencia de posibles variaciones en los valores individuales de la FCmáx de acuerdo con las variaciones individuales inducidas por el entrenamiento en elfitness aeróbico, con disminuciones o aumentos reportados en los valores individuales de la FCmáx dependiendo de la mejora del entrenamiento o de la disminución por la puesta a punto/desentrenamiento en el VO2máx, respectivamente.

De acuerdo con las premisas abordadas anteriormente, recientemente, un trabajo en conjunto de la University Institute of Maia (Portugal), la University of Southern Denmark (Dinamarca) y la University of Rome Tor Vergata (Italia), llevaron a cabo un estudio al respecto. El propósito de ese estudio fue examinar la posibilidad de adoptar estrategias de evaluación no máxima para permitir el logro de valores precisos de FCmáx individuales en sujetos que participan en intervenciones de ejercicio recreativo basado en el fútbol. Específicamente, los objetivos fueron: (a) evaluar la precisión de las ecuaciones de predicción disponibles para estimar la FCmáx y (b) explorar la posibilidad de que los partidos de fútbol recreativo reducidos puedan proporcionar una FC máxima individual (FCpico de partido) que pueda representar una FCmáx.

Sesenta y dos participantes varones desentrenados se sometieron en una intervención de fútbol recreativo (edad 39.3±5.8 años, VO2máx 41.2±6.2 mlkg-1min-1, masa corporal 81.9±10.8 kg, altura 173.2±6.4 cm) y fueron evaluados para la FCmáx usandométodos múltiples, al inicio del estudio y post-intervención (es decir, en el estado desentrenado y entrenado, respectivamente). La FCmáx observada fue representada en un gráfico contra la FCpico de juego (FCpico del juego) y la FCmáx estimada a partir de las ecuaciones de predicción (Est FCmáx) en ambos puntos de tiempo.

En el estado desentrenado, sólo las ecuaciones 211-0.64×edad y 226-edad, demostraron diferencias no significativas (medias a pequeñas) con la FCmáx observada. Las diferencias observadas entre la FCmáx y la FCpico de juego fueron grandes (P <0.0001). En el post-intervención, se observó que la FCmáx (FCmáx post) fue significativa y ampliamente más baja que al inicio del estudio. Las ecuaciones de predicción bajo consideración dieron valores de Est-FCmáx que fueron inferiores que la FCmáx post, con diferencias de pequeñas a grandes (P> 0.05). La excepción fue para las ecuaciones 226-edad y 211-0.64×edad, con valores ampliamente más superiores que la FCmáx post.

Este estudio hace pensar en la precaución cuando se considera la Est-FCmáx y la FCpico de juego, en intervenciones de fútbol recreativo para rastrear la FCmáx. La exactitud de la Est-FCmáx puede variar según el estado de entrenamiento, indicando en la necesidad de diferentes métodos y ecuaciones para las intervenciones del entrenamiento. El uso de RPE del partido puede resultar de interés con la intensidad percibida por sobre 5 AU (unidad arbitraria) para garantizar el logro de la FCmáx individual. El uso de un método multi-facetado puede reducir el sesgo de estimación de la FCmáx (Póvoas y cols. 2019). El interés práctico de los resultados de la investigación de este estudio para la prescripción del entrenamiento y la evaluación necesita garantizar estudios de confirmación dirigidos en poblaciones de diferente edad, sexo y estado de entrenamiento.