Efectos de la hipohidratación sobre la fuerza, la resistencia y la potencia muscular en las mujeres

Por Prof. Ricardo L Scarfó

Artículos relacionados!

La hipohidratación es un problema común para los atletas, que participan en programas de ejercicio y que trabajan en el calor. Se ha demostrado que la hipohidratación disminuye el rendimiento aeróbico con una pérdida del 2% de la masa corporal (ACSM 2007) y el rendimiento anaeróbico con una pérdida del 3% de la masa corporal (Kraft 2012). Se ha demostrado previamente que la hipohidratación afecta negativamente la fuerza muscular (Schoffstall 2001), la resistencia muscular (Kraft 2010) y la potencia muscular (Kraft 2011). Además, se ha demostrado que la deshidratación moderada (3%) afecta negativamente las calificaciones del esfuerzo percibido (RPE), RPE de sesión (sRPE) y recuperación percibida antes del ejercicio (estado de recuperación percibido [PRS]), lo que significa que los sujetos percibieron que el ejercicio era más difícil y el rendimiento esperado era alterado negativamente debido a la deshidratación (Gann 2016, Kraft 2010 y 2011). Es posible que los efectos negativos de algunos estudios previos estén potencialmente influenciados por los efectos residuales de la exposición al calor o el ejercicio del protocolo de deshidratación, a menos que se diera un descanso nocturno (Savoie 2015).

Es poco probable que un atleta o deportista se deshidrate intencionalmente, a menos que use la pérdida/restricción de líquidos como un medio de pérdida de peso rápida en deportes de categoría de peso (lucha libre, boxeo, artes marciales mixtas, etc.) (Gann 2015). Sin embargo, la subestimación de la pérdida de sudor puede conducir potencialmente a un reemplazo inadecuado de líquidos después del ejercicio. Se ha demostrado que las mujeres deportistas y ejercitantes recreativas sufren deshidratación y subestiman la pérdida de sudor después del ejercicio (O'Neal 2012, Thigpen 2014, Volpe 2009). Esto sugiere que las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir una deshidratación progresiva. A pesar de esto, prácticamente todas las investigaciones relacionadas con los efectos de la hipohidratación sobre el rendimiento anaeróbico se han realizado sólo con sujetos masculinos. Además, la investigación actual sobre los efectos de la hipohidratación sobre el rendimiento anaeróbico en mujeres es ambigua (Gutiérrez 2012, Montain 1998).

La investigación con sujetos femeninos requiere consideraciones que son innecesarias para los sujetos masculinos (variabilidad del ciclo menstrual, fluctuaciones hormonales entre fases, etc.) (Dalkin 1999, Nader 2012, Sharma 2012, Sherman 1975). Estas consideraciones adicionales pueden atribuirse potencialmente como una razón de la falta de investigación sobre hidratación que involucre a mujeres. A pesar de estos posibles factores de confusión, se necesitan más investigaciones debido a las diferencias termorreguladoras entre hombres y mujeres (Anderson 1995, Coyne 2000, Green 2000, Kaciuba-Uscilko 2001, Marsh 2000). Por lo tanto, recientemente el Dr. Darryn S. Willoughby de la Baylor University (EEU) llevó a cabo un estudio al respecto, donde el propósito de ese estudio fue determinar los efectos de la deshidratación de la noche anterior sobre la fuerza muscular, la resistencia, la potencia de la parte inferior del cuerpo y medidas de percepción en mujeres entrenadas en fuerza.

Diez mujeres entrenadas con sobrecarga (fuerza)completaron 2 series de ejercicio (1MR para press de banco y press de piernas seguido de 5 series hasta el 75% del fallo de 1MR y salto vertical), deshidratadas (~3% de masa corporal) (DT) o expuestos al calor con reemplazo de fluidos (HT). Los t-tests emparejados revelaron que la 1MR en el press de banco fue significativamente menor para el grupo DT (42.7±14.5 kg) en comparación con el grupo HT (44.1±13.9 kg). No se encontraron diferencias significativas para el press de piernas 1MR (DT = 216.1±55.0 kg; HT = 223.4±55.7 kg). Tampoco hubo diferencia en el total de repeticiones completadas para el press de banco (DT = 33.5±5.0; HT = 33.0±5.5) o press de piernas (DT = 42.6±20.3; HT = 45.8±19.7). No hubo diferencia significativa para la altura del salto vertical (DT = 45.8±5.2 cm, HT = 46.9±6.0 cm). Las calificaciones del esfuerzo percibido (RPE) y el RPE de la sesión no fueron significativamente diferentes entre las pruebas. Las diferencias significativas para el estado de recuperación percibido (DT = 5.1±2.2, HT = 7.2±1.1) y la preparación percibida (DT = 4.2±1.0, HT = 2.5±0.5) indican que los sujetos esperaban un desempeño deficiente durante el estado de DT. Los resultados actuales sugieren que la deshidratación de la noche anterior puede tener un impacto negativo tanto en el rendimiento de 1MR en el press de banco como en las sensaciones perceptivas de la recuperación en mujeres entradas en fuerza.

Aplicaciones prácticas

Subestimar la pérdida de sudor durante el ejercicio puede conducir a una rehidratación inadecuada. Si esta rehidratación inadecuada continúa durante un período prolongado, podría conducir a niveles de deshidratación lo suficientemente significativos como para reducir el rendimiento anaeróbico. El estudio actual encontró que la fuerza muscular, la resistencia muscular, la dificultad percibida y la recuperación percibida se vieron afectadas negativamente por la hipohidratación. El volumen total levantado no fue significativamente diferente, pero se redujo con la hipohidratación. En teoría, debido a que se realizan más ejercicios durante una sesión de ejercicios de fuerza, esta tendencia de la disminución del volumen levantado continuaría y posiblemente empeoraría en el transcurso de un entrenamiento completo. Si un individuo experimenta episodios recurrentes de hipohidratación, esta reducción del estímulo mecánico podría inhibir el músculo, la hipertrofia o potencialmente conducir a una atrofia muscular. Por lo tanto, se deben tomar medidas para monitorear el estado de hidratación (por ejemplo, usando mediciones de peso antes y después del ejercicio) y reforzar las prácticas de hidratación adecuadas, evitando así los efectos perjudiciales asociados con la hipohidratación.