Efecto de la composición corporal sobre la potencia en el ciclismo durante una prueba incremental en atletas jóvenes

Por Prof. Ricardo L Scarfó

Artículos relacionados!

En las últimas décadas, el enfoque práctico y científico se ha desplazado hacia la evaluación de la composición corporal (BC) en los deportes en lugar de la evaluación exclusiva de sólo el índice de masa corporal (IMC), porque este último es propenso a clasificarse erróneamente en poblaciones específicas como los atletas (Ode 2007, Provencher 2018, Turocy 2011). Al tratar de llenar la brecha entre el IMC y las categorías de grasa corporal (BF) comparables, Gallagher y cols. (2000) definieron los límites de valores saludables de la BF que igualan las categorías de IMC de bajo peso y sobrepeso en adultos. Hasta el momento, falta esta información para los adolescentes.

Dado que debe garantizarse el crecimiento y la maduración adecuados en los atletas jóvenes (Jeukendrup 2011), es importante considerar el análisis aislado de la composición corporal de atletas jóvenes de los atletas adultos. Además, los atletas adolescentes de 11 a 12 años tienen valores más bajos de IMC y menor BF que sus contrapartes no atléticas según una comparación de Tilkeridis y cols. (2015). A diferencia de los adultos en los que los porcentajes mínimos aceptables de BF son 5% en varones y 12% en mujeres (Meyer 2012, Vardar 2007), el valor de referencia de BF más bajo para adolescentes es 7% para varones y 14% para mujeres debido a necesidades específicas de crecimiento (Turocy 2011). Un estudio encontró un ligero aumento en la masa corporal (BM) y la masa corporal magra en nadadores de élite de 15 a 30 años durante un promedio de 3 años (Tilkeridis 2015). Neuhauser y cols. (2013) también asumieron una alteración de la BF en la adolescencia. En consonancia con esto, Schwandt y cols. (2012) encontraron un aumento continuo de la BF en las niñas no atléticas entre los 3 y los 18 años, mientras que la BF aumentó en los niños entre los 5 y los 11 años, y luego disminuyó. Hogstrom y cols. (2012) investigaron a jóvenes esquiadores de fondo y alpinos, los compararon con un grupo de control no deportista y concluyeron que los deportistas tienen más masa corporal magra y menos BF en comparación con los sujetos de control. Además, la BC se asoció con el rendimiento físico entre los atletas adolescentes. Otro estudio no encontró asociación de la BF y parámetros anaeróbicos en luchadores masculinos jóvenes, de élite, pero sí una fuerte relación entre la masa libre de grasa (FFM) y la potencia máxima (Vardar 2007).

Como se ha elaborado, se analizó el efecto de los parámetros individuales de la BF sobre diferentes resultados de rendimiento, pero hay poca información disponible sobre una acción contraria intraindividual de la BF y la FFM y su influencia en el rendimiento deportivo. Por lo tanto, recientemente Anne Schomoller, de la University of Potsdam (Alemania) llevó a cabo un estudio al respecto, cuyo objetivo principal fue probar la influencia de los parámetros de altos y bajos de la composición corporal (BC) sobre la potencia máxima en el ciclismo en atletas jóvenes y su relación con el género y la edad. Las hipótesis de los autores son que (a) la BC difiere entre la edad y el género, los niños tienen más FFM y menos BF que las niñas y los atletas mayores tienen más FFM pero menos BF en comparación con sus contrapartes más jóvenes y que (b) el aumento de la BF influye negativamente en la potencia máxima, mientras que no hay ningún efecto negativo del aumento de la FFM sobre la potencia máxima.

Es decir, se intentó probar el impacto de la grasa corporal (BF) y la masa libre de grasa (FFM) sobre el rendimiento aeróbico en atletas jóvenes. Se evaluaron los parámetros de composición corporal entre los grupos de género y edad de los atletas jóvenes sometidos a su examen de salud obligatorio. Se comparó la potencia máxima (en vatios por kilogramo de masa corporal) a partir de una prueba de ergómetro incremental escalonada entre 6 tipos de composición corporal: BF alta, FFM alta, BF alta y FFM alta, valores normales de composición corporal, BF baja y FFM baja.

Con el aumento de la edad (11-13 vs 14-16 años) la BF disminuyó y la FFM aumentó en ambos sexos. Ambos parámetros de la composición corporal, así como la masa corporal, se correlacionaron moderadamente con el rendimiento (r = 0.36-0.6). Los sujetos con alta BF o alta FFM o ambos, tuvieron resultados significativamente más bajos en la prueba de ergómetro en comparación con aquellos con baja BF y baja FFM en todos los grupos de edad y sexo (p <0.05). Es importante considerar el hallazgo de que los niveles altos de BF y de FFM son perjudiciales para la producción de potencia del ciclismo en disciplinas que exigen altos niveles de rendimiento aeróbico y anaeróbico.

Aplicaciones prácticas

Los niveles altos de BF (%) o de FFM (en kg/cm de altura corporal) influyen negativamente en la potencia en el ciclismo en comparación con los niveles normales o bajos de ambos parámetros de composición corporal en el grupo objetivo de atletas jóvenes. Este es un hallazgo importante para los profesionales de la fuerza y del acondicionamiento físico de deportes en los que el rendimiento aeróbico-anaeróbico juega un papel importante, como es el ciclismo, la carrera y ciertas disciplinas atléticas. La optimización de la composición corporal debe considerarse en atletas jóvenes con altos niveles de BF o de FFM de las disciplinas antes mencionadas porque en este estudio se confirmó el impacto negativo sobre el rendimiento en el ciclismo. La variable de resultado, la potencia del ciclismo, se evaluó en atletas de disciplinas en su mayoría ajenas al ciclismo. Por tanto, la falta de familiaridad con la prueba podría haber influido en los resultados.