Comparación de estímulos de la potenciación post-activación en el rendimiento de salto y de sprint

Por Prof. Ricardo L Scarfó

Las sesiones de entrada en calor antes de entrenar y de la competición se diseñan para preparar a los atletas para un rendimiento óptimo. Una inducción de potenciación post-activación (la PAP) es un beneficio deseable para el calentamiento (Zois 2011). La PAP es un fenómeno caracterizado por un rendimiento del músculo mejorado en base a la historia contráctil previa del músculo (Kilduff 2008). Las velocidades de la contracción muscular se aceleran y la producción de fuerza son beneficios de la PAP (Hodgson 2005). Se han usado distintos estímulos de potenciacióno en el deportes para promover la producción de fuerza ypotencia pico, incluyendo el entrenamiento de la fuerza dinámico tradicional, contracciones isométricas voluntarias máximas, y ejercicio pliométrico.

Si bien algunas técnicas de PAP pueden ser más factibles y permitir una utilización más fácil en entornos de campo en comparación con entornos de laboratorio, todavía no está claro si un estímulo de PAP en particular es más efectivo ya que existe una investigación limitada que compara los diferentes estímulos (Lim 2013). Además, el momento después del estímulo PAP es importante con respecto al impacto en el rendimiento. Sin embargo, no está claro si el curso de tiempo para los beneficios de la PAP varía según los métodos utilizados. Por lo tanto, MalcomT. Whitehead de la Austin State University (EEUU), recientemente llevó a cabo un estudio donde el propósito fue determinar el efecto de diferentes estímulos de PAP (fuerza dinámica, pliométrica con peso, isométrica, control) sobre la altura del salto en contramovimiento y la velocidad de sprint de 20 m en 13 hombres y mujeres entrenados en fuerza, de edad universitaria. Un propósito secundario fue determinar si el curso de tiempo para un rendimiento óptimo después del estímulo PAP difiere entre diferentes modalidades.

Después de determinar el máximo de repeticiones de sentadillas (1MR), los sujetos regresaron para las pruebas en días separados para completar una de las cuatro intervenciones (fuerza dinámica, pliométrica con peso, isométrica o control) en un orden aleatorio. Se realizó un calentamiento estandarizado, seguido de un salto con contramovimiento (CMJ) y un sprint de 20 m como datos de inicio. Después del calentamiento y las mediciones de referencia, los sujetos realizaron una de las 4 condiciones experimentales. Las mediciones de lCMJ y del sprint de 20 m se completaron nuevamente a los 20 segundos, 4, 8, 12, 16 y 20 minutos.

Los resultados revelaron tiempos de sprint de 0-20 m significativamente más rápidos (p <.05) en los puntos de tiempo de 4, 8, 12, 16 y 20 minutos en comparación con los puntos de inicio y de 20 segundos. También se mostraron tiempos de sprint de 0-20 m significativamente más rápidos (p <.05) para la intervención de sentadillas en comparación con el control a los 4 minutos, la intervención pliométrica y de sentadillas en comparación con el control a los 8 minutos, la intervención isométrica en comparación con el control a los 12 y 16 minutos, y la intervención isométrica en comparación con la sentadilla a los 20 minutos.

Estos hallazgos indican que si bien todos los estímulos de PAP utilizados pueden ser efectivos para mejorar el rendimiento del sprint, pueden existir puntos de tiempo óptimos específicos. En conclusión, nuestros datos indican que los tiempos de sprint de 20 m pueden mejorarse en relación con el control dado cualquiera de los tres estímulos de potenciación posteriores a la activación: sentadilla, pliometría o isometría. Además, hemos sugerido el momento ideal para completar cada intervención antes de la competencia como lo indican los datos actuales: sentadilla (4-8 minutos), pliometría (8 minutos), isometría (12-16 minutos). La investigación futura puede ayudar a determinar si los turnos de prueba repetidos realizados antes de estos puntos de tiempo particulares son necesarios para ver un beneficio del estímulo de PAP, o si el estímulo de PAP sólo es suficiente. La investigación futura también puede ayudar para determinar qué otros factores internos y externos influyen sobre la capacidad de respuesta de los atletas para potenciar los estímulos. Sin embargo, dado que las intervenciones pliométricas e isométricas dieron como resultado mejoras similares en el rendimiento del sprint como la sentadilla con barra atrás en este estudio, estos estímulos de PAP pueden verse como una alternativa atractiva al ejercicio de fuerza tradicional en un entorno de campo previo a la competencia donde el acceso al espacio y al equipamiento puede ser limitado.