Protocolos de entrenamiento interválico de sprint modificados: respuestas fisiológicas y psicológicas a cuatro semanas de entrenamiento

Por Ricardo L Scarfó el 2 Enero, 2018.

Protocolos de entrenamiento interválico de sprint modificados: respuestas fisiológicas y psicológicas a cuatro semanas de entrenamiento

Los protocolos del entrenamiento interválico de sprint (SIT) que involucran turnos breves de trabajo (=15 segundos) mejoran el rendimiento aeróbico y anaeróbico, resaltando la generación de la velocidad máxima como estímulo adaptativo potencialmente importante. Para determinar los efectos fisiológicos y psicológicos de reducir la duración del turno de trabajo del SIT, manteniendo el tiempo de ejercicio total y el tiempo de la recuperación, Tom J. Hazell (PhD) del Department of Kinesiology and Physical Education de la Wilfrid Laurier University, Ontario, Canadá, realizó un estudio recientemente (Appl Physiol Nutr Metab. 2017 Dic 21), donde cuarenta y tres varones (n=27) y mujeres (n=16) sanos entrenaron durante cuatro semanas (tres veces por semana) usando uno de los siguientes protocolos de SIT de carrera: 1) 30:240 (el n=11; turnos 4-6 x 30 seg, 4 minutos de descanso); 2) 15:120 (n=11; turnos 8-12 x 15 seg, 2 minutos de descanso); 3) 5:40 (n=12; turnos 24-36 x 5 seg, 40 segundos de pausa); o 4) sirvió como control sin ejercicio (CTRL, n=9). Todas las sesiones de entrenamiento se realizaron en una cinta ergométrica no-motorizada de entrenamiento interválico de sprint (HiTrainer).

Se emparejaron los protocolos por la duración total de trabajo (2-3 minutos) y pausa (16-24 minutos), así como la proporción de trabajo-pausa (1:8 segundos). Las medidas Pre - y post-entrenamiento incluyeron: un test de VO2máx graduado, tiempo límite en 5 km, y un test de 30 segundos de sprint máximo. Se evaluaron el disfrute, la autoeficacia e intenciones luego de la última sesión de entrenamiento. El entrenamiento mejoró el VO2máx (5.5%; P=0.006) y el rendimiento de la prueba de tiempo (5.2%; P=0.039), con un efecto principal del tiempo para la velocidad pico (1.7%; P=0.042), el tiempo para alcanzar el máximo de la velocidad (25%; P <0.001), y el % de grasa corporal (1.4%; P <0.001), lo que parece ser controlado por el entrenamiento. No hubo efectos de grupo para la autoeficacia (P=0.926), disfrute (P=0.249), o intenciones para realizar tres (P=0.533) o cinco SIT (P=0.951) por semana.

Este estudio demostró eficazmente que la generación repetida de la velocidad máxima durante turnos breves de trabajo de SIT, estimula suficientemente mecanismos adaptativos que promueven aumentos en la capacidad aeróbica y capacidad anaeróbica.